Avances científicos de salud: esta mascarilla detectará los virus #Ingeniería #Ambiental #Virus

Logo de la ESCAT

Los avances en prendas inteligentes, IA o robots son algunos de los avances científicos en la salud para detectar y eliminar el coronavirus y otros patógenos.

Avances

El hecho de que términos como PCR o test de antígenos se hayan convertido en parte del vocabulario cotidiano es un recordatorio de la importancia de una detección temprana de los virus epidémicos. Uno de los avances científicos en salud que viene a reforzar esa batería de medidas combinará las pruebas diagnósticas con otra de las herramientas de prevención más extendidas: la mascarilla.

En el Instituto de Ciencia e Ingeniería Médica del MIT, han presentado un prototipo de biosensor que puede integrarse en una mascarilla y dar la voz de alarma al usuario en el plazo de noventa minutos.   

Estos sensores se basan en una técnica de liofilización de moléculas que se activan en presencia de humedad. Estas moléculas están diseñadas para reaccionar y cambiar de color ante configuraciones específicas de ARN y ADN, y se pueden aplicar a tiras de papel.

De este modo, este biosensor tiene un coste reducido y pueden utilizarse en contextos sin otras alternativas de diagnóstico. Pero ¿Cómo funciona exactamente este detector de coronavirus?

Así funciona la mascarilla detectora de virus

A grandes rasgos, este avance científico de la salud se basa en la integración de los sensores en el tejido de la mascarilla, concretamente en el interior. Así, una vez que se obtiene el resultado, solo el portador puede verlo, lo que permite salvaguardar su privacidad.

Pero, volviendo a la detección en sí, a medida que el usuario respira, las posibles partículas de SARS-CoV-2 se van acumulando. Transcurrido un cierto tiempo, se puede oprimir una ampolla de agua integrada en la mascarilla. En ese momento, los sensores se rehidratan y cambian de color si se detecta la presencia de virus.

Según los desarrolladores de esta innovadora tecnología, sus biosensores combinan la precisión de una prueba PCR y la rapidez de una prueba de antígenos. Si el prototipo logra llevarse a una fase de producción a gran escala, podría suponer un salto cualitativo en la detección de virus.

Avances en prendas inteligentes que detectan virus

Sin embargo, mientras eso sucede, los científicos del MIT ya están trabajando en otras aplicaciones. La siguiente etapa tras las mascarillas será la integración en materiales textiles, es decir, prendas inteligentes o telas funcionales. Así, las últimas investigaciones del equipo van encaminadas a dotar de sensores las batas y uniformes de personal médico y servicios de emergencias.

Los investigadores analizaron diversos tipos de fibras textiles como el algodón, la lana o el poliéster hasta encontrar la combinación más eficaz para incorporar los sensores. Finalmente, han apostado por una combinación de poliéster y otras fibras sintéticas.

Completada esta fase de la investigación, crearon una chaqueta con más de treinta sensores que se integraron en áreas de tejido con un elastómero de silicona para evitar su evaporación espontánea. Por último, utilizaron una pequeña salpicadura de líquido para imitar la exposición a una persona contagiada.

Los sensores pueden producir distintos tipos de señales, que van desde cambios cromáticos visibles a señales fluorescentes o luminiscentes que se registran con un espectrómetro.

Paralelamente, los investigadores han desarrollado un espectrómetro que también se puede integrar en las prendas y emite señales inalámbricas para transmitir los resultados a un teléfono móvil.

El resultado es que los especialistas de la salud pueden conocer su situación en tiempo real y saber en qué lugar hay una carga viral. De esa manera, pueden avisar al resto del equipo para que tomen las medidas necesarias.

Inteligencia artificial para detectar virus

Además de estos trabajos, se están explorando vías alternativas para detectar la presencia de virus. En ese sentido, uno de los avances científicos en la salud que más nos ha llamado la atención recientemente es un sistema que emplea una combinación de imagen multiespectral e inteligencia artificial para detectar virus en superficies. Otro enfoque, que también recurre a la inteligencia artificial, analiza la voz del usuario en una llamada telefónica.

Avances
Fuente: I’MNOVATION

Ingeniería Ambiental

Más noticias sobre Ingeniería Ambiental...

Logo de la Universidad Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *