Internet de las cosas al internet de los sentidos #ISC #ESCAT #Uninter

ESCAT

Internet, nos permitió conocer el lado digital de las sociedades y está conduciendo al mundo hacia una nueva revolución .

Internet

Internet de las cosas

Multitud de sensores instalados en nuestras vidas permiten la captura de datos, como relojes inteligentes, medidores de actividad, cámaras en edificios, micrófonos o incluso los dispositivos de telefonía móvil. Ante esta ingente cantidad de información recogida, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial pueden ofrecernos mejoras, por ejemplo, en la frecuencia del transporte público o en la regulación del tráfico.

Debido a la hiperconexión, avanzamos hacia la búsqueda de redes más eficientes, sostenibles y cuidadosas con el medio ambiente, con mayor velocidad y menor latencia. Se espera que el 6G sea 50 veces más rápido que el 5G y que esté a nuestro alcance pasado el año 2030. La pregunta ahora es: ¿qué nos depara el futuro?

Internet de los sentidos

La siguiente revolución industrial, la de la computación cognitiva, buscará la unión de lo humano, lo físico y lo digital para intentar imitar el comportamiento del cerebro humano. Ya hoy en día los negocios que triunfan no son los que ofrecen siempre el mejor producto, sino los que ofrecen “una experiencia”.

No es extraño el avance que nos espera en cuanto a la utilización de los sentidos. En este aspecto, los consumidores se atreven a hacer predicciones para los distintos órganos sensoriales:

  • Vista: la mitad de los encuestados imagina que la diferencia entre la realidad física y digital habrá desaparecido casi por completo en 2030 debido a pantallas holográficas en 3D. Será difícil discernir lo real de lo imaginario.
  • Oído: traductores instantáneos permitirán controlar nuestro entorno de sonido. Viajar al extranjero, impartir conferencias o trabajar en otro país ya no será un problema.
  • Olfato: 6 de cada 10 consumidores esperan poder visitar lugares lejanos de manera digital y experimentar los aromas naturales de esos lugares. En el mundo analógico ya se han hecho pruebas de libros con olores.
  • Gusto: no hablamos aquí de los trampantojos gastronómicos, si no de colocar un dispositivo en la boca que mejore digitalmente los alimentos que comemos, para que todo sepa exactamente como queramos o incluso para paladear los sabores de nuestra infancia o productos ya desaparecidos.
  • Tacto: 6 de cada 10 piensan en la existencia de dispositivos que estimulen los nervios para sentir cualquier objeto o persona en 2030. Que los dispositivos tengan incluso esa sensibilidad de fuerza realizada al presionar un objeto.

En definitiva, la tecnología avanza y la velocidad de las redes de transmisión de datos aumenta. Vivimos un momento de transformación digital en todos los aspectos claves de la vida que, por ejemplo, ha hecho viable contar con una vacuna frente al coronavirus en menos de un año, que el mercado laboral ya no tenga casi sentido tal y como lo conocíamos y que proliferen nuevas profesiones como arquitecto de datos, hace unos pocos años impensables.

Internet
Fuente: National Geographic

Ingeniería en Sistemas Computacionales

Mas noticias sobre Ingeniería en Sistemas Computacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *