Aprende a amar tu soledad, disfrútala y crece personalmente #Bienestar #Uninter

Aprende a amar tu soledad: No tiene nada de malo estar solo, el que disfruta de la soledad aprende mucho sobre el inmenso valor del amor propio, la libertad y a relacionarse de manera más sana con los demás.

Empieza a amar tu soledad y aprende de ella para crecer

A veces pareciera que la felicidad es como una complicada receta que requiere forzosamente de ciertos ingredientes, como encontrar una pareja con la que un día te vas a casar y eventualmente tendrás hijos, tener un trabajo exitoso que te haga ganar mucho dinero, entre otras cosas.  

Y aunque sí, las relaciones personales son importantes y es necesario contar con un círculo cercano de personas que puedan brindarte su apoyo, compañía y cariño, también es muy importante que aprendas a estar solo, que ames tu propia compañía y disfrutes tanto de tu soltería como de la soledad. Esto evitará que caigas en relaciones tóxicas solo por evitar estar solo, o por tener miedo de estarlo.

Aprende a amar tu soledad

Aprende a amar tu soledad

Hay una frase que dice que el mejor estado del ser humano no es estar enamorado, sino estar tranquilo. Y aunque el amor puede ser algo maravilloso cuando es mutuo y real, esa frase es cierta en muchos casos, pues una gran cantidad de parejas están enfrascadas en relaciones dañinas que no se atreven a dejar, solo por el enorme miedo que le tienen a la soledad. 

Por eso, antes de embarcarte en una relación de la que no estés seguro, ponte a pensar por qué quieres estar en ella; ¿es porque realmente estás enamorado de esa persona? ¿aporta algo positivo a tu vida? ¿lo haces para cumplir con el requisito de tener una pareja, o porque tus amigos están en una relación y no quieres ser el único solitario del grupo?

Concepto erróneo

Aprende a amar tu soledad

El concepto que se tiene de que es necesario que una persona esté en pareja para completar su vida es una idea errónea, pues tener a alguien a tu lado nunca será la solución para alcanzar tu propia felicidad, sino que esta se encuentra en ti mismo y en la forma en que disfrutas de la vida y enfrentas las situaciones que se te presentan. 

En este sentido, cuando aprendes a aceptar, disfrutar y amar la soledad, aprendes mucho sobre el inmenso valor del amor propio; empiezas a reconocerte, a aceptarte con tu luz y oscuridad, a amarte como eres y a trabajar en aquello que sabes que puedes mejorar.

Entonces, empiezas a seguir un camino de crecimiento personal y evolución espiritual en el que te conoces más a ti mismo, para así poder relacionarte mejor y de manera más sana con los demás. Y también puedes descubrir nuevos sentidos de valor y propósito en tu vida, que ninguna otra persona podría llenar.

Pasar tiempo a solas

Aprende a amar tu soledad

Estar solo te ayuda a valorarte lo suficiente como para evitar las relaciones tormentosas y te hace valorar la libertad de dirigir tu vida de acuerdo con tus propios ideales y valores, sin compromisos con otros ni consentimiento de los demás.

Tres consejos para cualquiera que busque nuevas vías de aprendizaje para aprender a amar la soledad:

Aprende a amar tu soledad

1. Aprende a afirmar tus valores y los compromisos que promueven el autocuidado. Una gran alternativa para esto es salir a pasar tiempo en la naturaleza, caminar por el campo o el bosque. En ese entorno de paz, silencio y tranquilidad podrás determinar los valores y compromisos que conducen a curar viejas heridas y superar patrones o comportamientos tóxicos.

2. Cultiva espacio para desarrollar amistades saludables. El hecho de no tener una pareja no significa que seas un ermitaño solitario. Puedes reencontrarte con tus viejas amistades o hacer nuevos amigos y cultivar con ellos relaciones sanas y de crecimiento mutuo. Sólo debes mantenerte abierto para que se desarrollen amistades increíbles, de esas que crecen de forma natural con el tiempo y se vuelven entrañables.

3. No se trata de forzar nada en la vida. Así que no le tengas miedo a pasar una temporada solo; seguro te hará bien para sanar las heridas del pasado, para conocerte mejor y descubrir lo que realmente quieres en la vida. 

Y si entre eso que quieres está una relación de pareja, al saber estar solo te será más fácil poder compartir la vida con alguien más en un espacio sano, libre, respetuoso y basado en la confianza, sin codependencia ni toxicidad. 

Fuente: Harmonia

Más noticias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.