Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2022

2022 será un año de más cambios en un escenario mediático que ha sufrido al mismo tiempo una disrupción y un estímulo con la prolongada crisis del COVID-19. En cierto modo, tanto los periodistas como las audiencias han quedado agotados por la implacable intensidad de la agenda informativa y por los debates cada vez más polarizados sobre política, identidad y cultura. Este puede ser el año en que el periodismo se tome un respiro, se centre en lo básico y vuelva con más fuerza. 

En muchas partes del mundo, las audiencias de los medios han disminuido a lo largo de 2021: no es una situación ideal en tiempos en que la información rigurosa y fiable ha sido tan decisiva para la salud y la seguridad de la gente. Un desafío clave para los medios este año es captar otra vez a quienes se han alejado de las noticias y establecer relaciones más profundas con los consumidores habituales.

El cambio generacional también se mantendrá como un asunto fundamental, lo cual impulsará en los medios más reflexiones sobre diversidad e inclusión, sobre agendas emergentes como el cambio climático y la salud mental, y sobre cómo deben comportarse los periodistas en las redes sociales.

En el aspecto empresarial, varios medios tradicionales siguen centrados sin descanso en acelerar la transformación digital, ya que el incremento de los costes del papel y la energía amenazan con volver insostenible el negocio impreso en algunos países. Cobrar por las noticias online es el destino final para muchos, aunque se espera que la fatiga de las suscripciones limite el progreso, especialmente si empeoran las condiciones económicas.

Tras un período en el que los ingresos por publicidad digital se fueron a las grandes plataformas, los medios tienen la oportunidad de obtener mejores resultados este año. Las normas de privacidad más estrictas que acotan los datos de terceros, junto con la preocupación por la desinformación, ya han comenzado a impulsar el retorno hacia los medios confiables. Sin embargo, la publicidad sigue siendo un negocio competitivo y complicado: no todos los medios prosperarán.

Mientras tanto, los diálogos sobre regulación de las plataformas cobran importancia este año, ya que la Unión Europea y algunos gobiernos intentan ejercer más control sobre los gigantes tecnológicos. De todos modos, las tecnologías de última generación como la inteligencia artificial (IA), las criptomonedas y el metaverso (mundos virtuales o semivirtuales) ya dan forma a un nuevo conjunto de retos para las sociedades, así como nuevas oportunidades para conectar, informar y entretener.

¿Cómo ven los líderes de los medios este año?

  • Casi seis de cada diez encuestados (59%) dicen que sus ingresos se incrementaron en el último año, pese a que más de la mitad (54%) también dice que el tráfico de sus medios cayó o que tuvieron el mismo número de páginas vistas. Los medios reportan que la publicidad digital ha explotado porque más gente compra online y los ingresos por suscripciones también han crecido.
  • Tres cuartas partes (75%) de nuestra muestra de editores y líderes digitales dicen confiar en las perspectivas de sus compañías para 2022, aunque menos (60%) dicen lo mismo sobre el futuro del periodismo en general. Las inquietudes se relacionan con la polarización de las sociedades, los ataques al periodismo y a la libertad de prensa, y la sostenibilidad económica de las publicaciones locales.
  • Más medios planean avanzar este año con estrategias de suscripciones o de membresías. La mayoría (79%) sostiene que será una de las prioridades más importantes, por delante de la publicidad display o nativa. Al mismo tiempo, a muchos encuestados (47%) les preocupa que los modelos de suscripción impulsen un periodismo que atienda en exceso a las audiencias más ricas y educadas y deje atrás al resto de los ciudadanos.
  • Los directivos dicen que, en promedio, tres o cuatro vías diferentes de ingreso serán importantes o muy importantes este año. Casi tres de cada diez (29%) esperan obtener ingresos significativos de parte de las plataformas tecnológicas, ya sea por contenidos o por innovación, mientras que un 15% recurre a los fondos y fundaciones de filantropía: en ambos casos, las cifras son superiores a las del año anterior. 
  • Con mayores regulaciones en el aire, tanto sobre el poder del mercado como sobre el impacto social de las compañías tecnológicas, existen expectativas mixtas de que las acciones gubernamentales mejoren las perspectivas del periodismo. Alrededor de cuatro de cada diez (41%) consideran que las intervenciones políticas podrían ayudar; más de un tercio (34%) piensa que no supondrían ninguna diferencia y una cuarta parte (25%) dice que podrían empeorar las cosas. 
  • Los ejecutivos dicen que este año prestarán menos atención a Facebook (una puntuación neta de -8) y Twitter (-5) e incrementarán los esfuerzos en Instagram (+54), TikTok (+44) y YouTube (+43), tres redes populares entre la gente joven. Al mismo tiempo, muchos medios endurecerán sus normas sobre cómo deben comportarse los periodistas en las redes sociales. Según nuestra encuesta, la mayoría considera que los periodistas deben limitarse a informar en Twitter y Facebook, y sienten preocupación frente a las opiniones personales porque pueden minar la confianza. 
  • A medida que el impacto del cambio climático se torna más apremiante, la industria periodística sigue sin certezas sobre cómo lidiar con este asunto complejo que toca muchos ámbitos. Sólo un tercio de los encuestados (34%) dicen que la cobertura en general es buena, incluso considerando que su propio trabajo ha sido mejor (65%). Afirman que es difícil lograr que las audiencias convencionales se fijen en un tema que se mueve lentamente y a menudo puede provocar desánimo. A su vez, esto complica defender la contratación de reporteros especializados, cuya tarea resulta necesaria para explicar el asunto y darle vida.
  • En términos de innovación, este año es esperable un regreso a lo básico. Dos tercios de nuestra muestra (67%) dicen que dedicarán más tiempo a iterar y mejorar productos existentes para hacerlos más veloces y eficaces. Apenas un tercio (32%) indica que la prioridad será lanzar productos nuevos y extensiones de marca. Sostienen que el principal obstáculo para la innovación es la falta de dinero debido al complicado contexto económico y la dificultad para atraer y retener personal técnico.
  • Los ejecutivos especifican que destinarán más recursos al podcast y al audio digital (80%) y a los boletines informativos (70%), canales que han demostrado su eficacia para aumentar la fidelidad y generar suscriptores. Por otro lado, sólo un 14% admite que invertirá en plataformas de voz y apenas 8%, en crear aplicaciones para el metaverso como realidad virtual y realidad aumentada.
  • Los medios continúan apostando por la inteligencia artificial como vía para ofrecer experiencias más personalizadas y mayor eficiencia de producción. Más de ocho de cada diez dicen que estas tecnologías serán importantes para mejorar la recomendación de contenidos (85%) y la automatización en las redacciones (81%). Más de dos tercios (69%) consideran que la IA es fundamental desde lo empresarial para atraer y retener clientes.

Otros posibles desarrollos en 2022

  • Algunas empresas periodísticas se agrandarán este año a través de una oleada de adquisiciones, en busca de añadir escala y valor a sus negocios de suscripciones o publicidad. Algunas compañías nativas digitales de perfil alto cambiarán de dueños. 
  • El creciente poder de la “economía de los creadores” seguirá impactando en el periodismo, directa o indirectamente. El contenido de los creadores (celebridades e influencers, por ejemplo) llamará la atención de los medios y las plataformas brindarán más herramientas para cobrar por contenidos, lo cual abrirá oportunidades para periodistas individuales y para cooperativas.
  • En las redes sociales orientadas a jóvenes se producirá un regreso de los videos de corta duración, gracias a la innovación de los creadores. Se espera que los medios adopten más estas técnicas en 2022, junto con el crecimiento de las plataformas de streaming como Twitch, para dar forma a otro “giro hacia el vídeo”.  
  • Habrá más ejemplos notorios de periodistas quemados por el estrés del incesante ciclo de noticias, el trabajo a distancia y el aumento del autoritarismo. Los medios explorarán formas de ofrecer apoyo.
  • La nueva red social de Donald Trump, llamada Truth Social (verdad social), inevitablemente producirá titulares cuando se lance este año. Se perfila como posible foco para el discurso de odio, los piratas informáticos y otros agitadores.
  • Este puede ser el año en el que los medios comiencen a trabajar más en conjunto para hacer frente a los retos de las audiencias y las plataformas. Habrá que estar atentos a las iniciativas de presión en torno a regulaciones, a publicidad y registro digital común, a investigaciones en alianza y al mayor intercambio de contenidos. 
  • En cuanto a la tecnología, se vislumbra una proliferación de nuevos dispositivos (como auriculares de realidad virtual y gafas inteligentes), componentes básicos para el metaverso, así como nuevas formas de interactuar en el trabajo. El entusiasmo por las criptomonedas y los NFT (activos no fungibles) continuará creciendo, aunque sus beneficios prácticos sigan siendo difíciles de discernir.

FUENTE: https://reutersinstitute.politics.ox.ac.uk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.