Mutismo selectivo #Bienestar #Uninter

Mutismo:  Es como una forma extrema de timidez, pero la intensidad y duración la distingue. Como ejemplo, un niño puede pasar completamente callado en la escuela, por años, pero habla libremente o excesivamente en casa.

Este trastorno no se considera como un problema de la comunicación, en que la mayoría de las personas se comunica a través de expresiones faciales, gestos, etc. En algunos casos, el mutismo selectivo es un síntoma de un trastorno de desarrollo o un trastorno psicótico.

¿Qué es el mutismo selectivo?

Es un trastorno de ansiedad que consiste en que las personas afectadas, en determinados contextos o circunstancias, pueden llegar a inhibirse de manera tal que parecen mudos, a pesar de poder hablar normalmente en situaciones en las que se sienten cómodos y relajados.

el mutismo selectivo es descrito dentro del capítulo de Trastornos de Ansiedad Infantil, como un trastorno en el cual la persona parece mudo ante situaciones sociales o cuando se espera que hablen, pero son perfectamente capaces de hablar y de comprender el lenguaje. Funcionan normalmente en otras áreas de comportamiento y aprendizaje, aunque se privan severamente de participar en actividades de grupo.

Es caracterizado por:

  • Fracaso consistente para hablar en situaciones sociales específicas (por ejemplo, en la escuela, donde existe expectación al hablar) a pesar de expresarse bien en otras situaciones.
  • Interfiere con los logros educacionales o laborales, o con la comunicación social.
  • El fracaso para hablar no se debe a la falta de conocimiento del idioma hablado requerido en la situación social.
Mutismo

Se considera que el mutismo selectivo, si no es bien tratado, será el antecesor de una futura fobia social y/o trastorno de personalidad por evitación.

Influencia del ambiente

Los niños que presentan esta alteración suelen tener dificultades para comunicarse con las personas en ciertos contextos sociales. Es decir, les resulta complicado responder adecuadamente a una interacción social o iniciar diálogos. No obstante, esto no sucede en un entorno en el que sienten comodidad. Muchas veces, puede suceder que sienten confianza de hablar con sus padres, pero no con otros miembros de la familia o amigos.

Es común que quien padezca este trastorno tenga dificultades a nivel escolar y social. Por lo tanto, puede interferir en su rendimiento académico y en sí, en el desarrollo de habilidades lingüísticas. Por este motivo, muchos niños optan por utilizar otro tipo de comunicación no verbal como gestos, señalizaciones o mensajes escritos para comunicarse.

Mutismo

Factores que lo causan

  • Genéticos: Los estudios clínicos y académicos realizados indican que el mutismo selectivo suele ser hereditario. Existe clara evidencia de que existe un vínculo genético entre los niños/as con mutismo selectivo y los padres o familiares ansiosos.
  • Temperamentales: Se ha demostrado que hay personas que nacen con temperamentos inhibidos, esto significa que incluso de recién nacidos estas personas son más propensas a ser miedosas y recelosas ante nuevas situaciones.
  • Ambientales: Las transiciones, como por ejemplo, comenzar la escuela o conocer personas nuevas, son especialmente difíciles para estos niños y pueden desencadenar mutismo selectivo.
  • Del neurodesarrollo: Los niños con mutismo selectivo tienen mayores tasas de trastornos del neurodesarrollo. Los más prevalentes son las alteraciones sutiles del habla y / o del lenguaje, como anormalidades del lenguaje receptivo y / o expresivo y retrasos en el lenguaje.

Algunas características que lo asocian son:

  • Extrema timidez
  • Tendencia al aislamiento
  • Miedo a la humillación pública
  • Ansiedad (en algunos casos puede ser fobia social)
  • Rasgos obsesivos
Mutismo

La importancia de la intervención

Para quien padece de este trastorno, existe un considerable deterioro a nivel social debido a la incomodidad que sienten al comunicarse. Como resultado, conforme va creciendo, puede producir aislamiento social y dificultades a nivel académico. Por lo tanto, puede convertirse en una vulnerabilidad a nivel social que podría dar lugar a burlas por parte de sus iguales.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, este trastorno desaparecerá de manera espontánea. Dentro de las estrategias terapéuticas recomendadas encontramos:

  • Terapia cognitivo – conductual
  • Respiración y relajación para el manejo de la ansiedad
  • Reforzamiento y desarrollo de habilidades sociales
  • Modelado de conducta o técnica de observación para el aprendizaje
  • Intervención familiar para brindar estrategias de interacción social
  • Reforzamiento positivo
Fuente: NeuroClass

Más noticias sobre Bienestar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.