Ideas creativas para realizar un buen cortometraje

Conseguir nuevas ideas para cortometrajes no siempre es tarea fácil, sin embargo, algunas veces la inspiración está a la mano. ¿Sabías que muchas películas han sido basadas en novelas literarias?

Un cortometraje es toda producción audiovisual que tiene una duración inferior a los 30 minutos. La palabra cortometraje deriva del francés “Court métrage”, que significa “película breve” y aquí viene una de las preguntas más comunes: ¿se puede contar una historia en 30 minutos o menos? ¡Por supuesto y para muestra un botón! ¿Sabías que uno de los primeros cortometrajes (“El regador regado“, de los hermanos Lumière) solo dura 40 segundos?

Aprender a activar tu lado creativo y ponerte a escribir no tiene que ser un problema. Aprende a encontrar una buena historia y a desarrollarla en un guion convincente que pueda servir para hacer un excelente cortometraje. Aquí podrás encontrar algunos tips que te ayudarán:

1 Comienza con una palabra, una imagen o un objeto. Todo lo que una historia necesita es una semilla a la que puedas seguir hasta que crezca. ¿Se convertirá en un gran cortometraje? Quizás sí, quizás no. Al principio, todo en lo que necesitas concentrarte es en tener una idea inicial y ver hacia dónde va. Estas son algunas formas eficaces de pensar en el inicio de una historia:

  • ¿Cuál es una buena manera de comenzar una historia? Solo empezar a escribir. Consigue lápiz y papel o siéntate en frente de la computadora y ponte a escribir por un periodo determinado de tiempo. Digamos 10 o 15 minutos. No te preocupes si lo que escribes suena o no como una “historia” o si será suficiente para hacer una buena película. Lo que buscas de momento es solo una idea. Podrías escribir un 99 % de basura, pero quizás haya un pequeño fragmento que podría convertirse en una historia. Date una idea.

2 Realiza un ejercicio de palabras. Todo lo que necesitas para tener la idea para una historia es una pequeña chispa. Crea una lista de imágenes al azar y de las primeras palabras que te vengan a la mente: jardín de niños, cenicero, pintura al óleo. Estupenda lista. Piensa en al menos 20 palabras, luego intenta relacionarlas. ¿Qué te hace pensar la lista? ¿Una clase de pintura después de la escuela llena de niños en la bahía del este? ¿Un cigarrillo encendido en el estudio de un pintor? Comienza con una imagen y deja que el resto fluya. Encuentra una historia en torno a las imágenes.

3 Comienza a especular para obtener algunas buenas ideas. Una buena forma de comenzar una historia es empezar a especular sobre escenarios extraños, sorprendentes o absurdos que puedan ser parte de una buena historia. ¿Cómo sería si toda la comida viniera en forma de pastillas? ¿Qué harías si descubres que tu padre era un espía? ¿Qué harías si tu perro pudiera hablar de repente? Las buenas tramas y personajes pueden venir en forma de especulación.

4 Busca historias cortas que puedas adaptar. Una excelente forma de conseguir una idea para un cortometraje es adaptar una historia que ya escribió alguien más. Revisa las colecciones de historias cortas publicadas recientemente que contengan tramas convincentes y encuentra una que pueda ser divertida de filmar.

  • En general, sería difícil adaptar una novela y convertirla en un cortometraje. Intenta enfocarte en historias cortas. Busca escritores cuyas historias sean breves pero que tengan una trama convincente y emocionante.

5 Intenta filmar la vida real. ¿Quién dice que un cortometraje debe ser ficción? Si quieres hacer un cortometraje, considera la posibilidad de firmar el mundo a tu alrededor y hacer un documental. Busca un festival de música local en tu área y pregunta si puedes filmar entrevistas con las bandas o intenta grabar a tu amigo en su régimen de entrenamiento deportivo. Encuentra una buena historia que suceda a tu alrededor y obtén el permiso para grabarla.

6 Mantén un diario de sueños. Los sueños pueden proporcionar una buena inspiración para un cortometraje, sobre todo si te gusta lo extraño. Si quieres conseguir una idea para un sueño, programa una alarma para que te despierte en medio de la noche cuando tengas un sueño, luego escribe la trama rápidamente. Los sueños pueden ser un lugar estupendo para obtener imágenes, eventos extraños y diálogos para cortometrajes.

  • ¿A qué le temes? Un buen sueño aterrador puede ser una excelente forma de comenzar con un cortometraje de horror. Cuando escribas el guion y filmes el cortometraje, intenta capturar la misma atmósfera de tus sueños aterradores. Mira la película de David Lynch llamada Rabbits (conejos) para obtener inspiración.

7 Observa la historia. La historia está llena de relatos históricos fascinantes y a menudo fantásticos. Otras áreas de estudio también pueden ser igual de gratificantes. Entre ellas se encuentran la Psicología (para el desarrollo del personaje), la Geografía, etc.

8. Adapta la idea de un largometraje. No hay razón por la que no puedas adaptar la idea de un largometraje para convertirlo en un cortometraje. Podrías adaptar la idea al tomar una escena o incluso un personaje.

9 Obtén la esencia de la historia. ¿Puedes escribir una oración corta de 15 palabras o menos que describa el concepto fundamental y la trama de tu idea? Entonces vas por el buen camino. Una vez que tengas la idea inicial, intenta obtener tu “elevador” (elevator pitch). Describe a la película de la manera más breve y rápida posible para darte la oportunidad de escribir el mejor guion que puedas y para describirles la historia a otras personas, de modo que puedas reclutar a actores y a personal de apoyo. Evita la vaguedad o la abstracción, y concéntrate en el escenario y en la trama.

  • Algunos ejemplos buenos de una sinopsis pueden ser parecidos a:
    • Un chico encuentra a un extraterrestre pequeño en un campo y lo lleva a casa.
    • Los niños de kínder comienzan a pintar imágenes extrañas después de la escuela.
  • Algunos malos ejemplos de una sinopsis pueden ser parecidos a:
    • Un hombre lucha con su depresión.
    • Una serie de eventos misteriosos les ocurren a los residentes de una ciudad.

10 Piensa con practicidad. Considera lo que tienes a tu disposición y cómo puedes usarlo. Haz una lista de toda la utilería, la locación y los actores disponibles a nivel local, y piensa en cómo podrían crear una buena historia a medida que comienzas. Quizás tu amigo que boxea tres veces a la semana puede inspirarte para crear una historia estupenda sobre el boxeo.

  • Asegúrate de que tu historia pueda filmarse. El equipo y los escenarios son escasos cuando haces una película por tu cuenta, y trabajas sin el apoyo de un estudio y sin una gran suma de dinero. Una vez más, será difícil filmar una película de ciencia ficción en el sótano de la casa de tu madre. Asegúrate de poder hacer las tomas necesarias para la película que quieres filmar. ¿Podrás hacer una toma de una grulla revoloteando sobre la ciudad de Nueva York si vives en otro estado y no cuentas con dinero ni con una cámara? Probablemente no puedas hacerlo. Piensa en eso.

Fuente: https://es.wikihow.com/Portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.