¿Eres una persona con suerte?

Que creas en la suerte o no, dependerá de tu personalidad.

Verte a ti mismo como una persona con suerte, está asociado con una felicidad mayor.

El haber tenido suerte en el pasado, no te hará una persona con suerte en el futuro.

Una cierta cantidad de suerte es necesaria en la vida. No hay suficiente trabajo duro o talento, que compense la falta de suerte.

Fortuna, la diosa romana de la suerte, suele ser representada con los ojos cerrados y dirigiendo una oveja. Ella está dirigiendo nuestras vidas y lo está haciendo ciegamente.

La suerte es un componente crucial en nuestras vidas. El haber nacido del lado correcto o incorrecto de las vías, cargando estos u otros genes en nuestros cromosomas, o dar vuelta aquí o allá en un día irrelevante, determinará tu futuro. No todos están de acuerdo: “Cuando se trata de suerte, cada quien se hace la suya”, como dice Bruce Springsteen. Hasta cierto punto es cierto. Aun así, yo sospecho que existen un montón de estrellas de rock potenciales que se mantienen sin descubrir, debido a que nunca han estado en el lugar correcto en la hora correcta. Un don de creatividad y el trabajo duro tienen un rol importante en muchas historias de éxito, aun así, la suerte es crucial.

Valorando la suerte

Habiendo aceptado que existe algo como la suerte, hay dos formas de valorar qué tan suertuda es una persona. Lo primero, es considerar qué tanta suerte ha tenido uno en la vida hasta el día de hoy. Yo me considero una persona con mucha suerte, y no me engaño a mí mismo pensando que todo lo bueno que tengo en mi vida hubiera pasado a pesar de la suerte.

Para dar un ejemplo, tuve la suerte suficiente para encontrar a mi compañera de vida en una ciudad extraña en un país extranjero, y sucedió por pura coincidencia. Yo había llegado a una ciudad después de aplicar para el primer trabajo que vi anunciado en una publicación médica de esa semana. Me convertí en el aprendiz del doctor en una sala donde ella trabajaba como enfermera. Un anuncio diferente en una revista diferente, o en una semana diferente, me hubiera llevado indudablemente a otro destino. Al mismo tiempo, ha habido momentos en mi biografía en los cuales tuve una espectacular mala suerte, pero son muy dolorosos para ser recordados.

Todos nosotros hemos tenido buena suerte o mala suerte en diferentes momentos, pero no tengo duda que en general la suerte en la vida puede ser representada por una gráfica de distribución normal. Lo más seguro es que la mayor parte de nosotros se encontrará alrededor de la media, bendecidos con más o menos una suerte promedio.

Una segunda forma de evaluar la suerte, es con la creencia de que existen rasgos de buena suerte. En otras palabras, la buena suerte se vive como un atributo personal que no solo ha influenciado en nuestros eventos del pasado, sino que seguirá afectando a nuestros eventos del futuro. La gente que cree en la suerte como un factor general en la vida, y aquellos que creen que ellos son particularmente suertudos, suelen tener diferentes personalidades. Esencialmente, la tendencia previa solía ser más neurótica y menos feliz que la posterior. Es una buena decisión el creer en la buena suerte que podemos tener, pero también es absurdo y lo explica el siguiente ejemplo.

La suerte en el futuro no está relacionada con la suerte del pasado.

El azar es caprichoso y continúa funcionando de forma aleatoria, sin importar lo que haya ocurrido en cualquier momento. Un jugador de ruleta podría pensar que después de 5 rojos consecutivos, la siguiente vuelta caería seguramente en un negro. A esto se le llamó la “Falacia de Monte Carlo”. Por supuesto, las posibilidades de que el negro permanezca es del 50 por ciento de posibilidades en cada vuelta. Como sea, por muchas ocasiones consecutivas la bola ha caído en ya sea el rojo o el negro. El 18 de agosto de 1913, la bola cayó en negro por 26 veces consecutivas en el Casino de Monte Carlo (de ahí el nombre de la falacia). Las posibilidades de que esto suceda, eran ridículamente bajas, así que tal vez y no de forma sorpresiva, los apostadores en el casino apostaron intensamente en contra de que la bola caiga en negro durante esa racha, significando incluso que algunos perdieran fortunas en el proceso.

Yo podría argumentar que el verte a ti mismo como una persona con suerte es en sí mismo ya afortunado. El sentirse seguro de que tú aterrizarás sobre tus dos pies sin importar desde dónde te aviente la vida, ha de ser muy cómodo. “Suerte es creer que tienes suerte” decía Tennessee Wiliams, Yo, como muchos otros, preferimos quedarnos en el lado correcto de la Fortuna y no tentar mucho a la suerte, no sea que la haga enojar.

Rafa Euba

https://www.psychologytoday.com/us/blog/you-are-not-meant-be-happy/202103/are-you-lucky-person

One thought on “¿Eres una persona con suerte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.