Hablando con tu hijo sobre la muerte y el morir

Ejemplos de algunas redacciones y principios implícitos.

¿Qué le deberías de decir tu hijo acerca de la muerte y el morir? Por supuesto, esto dependerá de la edad del hijo y los valores de los padres. Aun así tal vez las siguientes ideas te sean útiles.

¿Cómo derribar conversaciones comunes sobre la muerte y el morir?

Aquí van unos ejemplos de posibles redacciones para tres situaciones. Después de cada uno, les presento pensamientos y principios de apoyo.

Tu hijo de cinco años ve a un familiar que vive contigo, morir del dolor. Tu hijo no te pregunta nada al respecto, pero tú decides decirle algo.

Respuesta ejemplo: “Es difícil para mí ver al abuelo de esta forma. ¿Cómo es para ti? El abuelo tuvo mala suerte. No todas las personas viejas viven eso. ¿Hay algo que quieras decirme o preguntarme?

Después de responder las preguntas de tu hijo, está bien cambiar de tema. “Ok, suficiente de eso. ¿Te gustaría (colocar aquí una actividad que al pequeño le es agradable)?”

Esa respuesta reconoce los sentimientos del papá, pero brevemente, y hace un pregunta, por lo que se enfoca en las necesidades del pequeño.

Decir: “El abuelo tuvo mala suerte. No todas las personas viejas viven eso”, apunta hacia la inquietud del pequeño; ¿Esto viviré también yo? La respuesta es honesta, e incluso tranquilizadora. De nuevo, es breve y termina con una pregunta de forma que la conversación se dirige de nuevo hacia lo que el pequeño requiere. Y algunas veces, el pequeño no quiere explorar más y está bien. Algunas personas funcionan mejor procesando en el momento, otros lo prefieren después. E incluso otros lo hacen por represión o distracción.

El abuelo muere y el pequeño pregunta: “¿Cuándo lo veré de nuevo?”

Respuesta ejemplo: (Dicho únicamente con un tono moderado de tristeza) ”No lo harás. Muchos de nosotros vivimos por un largo tiempo y luego ya todo termina. Es por eso que tratamos de hacer lo mejor con nuestro tiempo y es por eso que el abuelo disfrutaba tanto pasar tiempo contigo. Siempre podemos ver las fotos y hablar de él. ¿Tienes alguna duda sobre esto?

Esta respuesta evita el engaño, el cual más tarde sería descubierto, y por ende, habrá afectado en la confianza del pequeño. Las respuestas funcionan tanto para las personas ateas como para las religiosas. Nos evita el discutir la pregunta más difícil y relevante de porqué es que algunos pequeños mueren. Aun así, el terminar con: ¿Tienes alguna duda sobre esto?, deja la puerta abierta para cualquier otra cosa que el pequeño desee saber.

Tu adolescente adopta una conducta riesgosa, por ejemplo, el usar drogas o manejar de forma agresiva. Tu manifiestas tu preocupación. El adolescente responde con la idea común de todo joven, de que él no morirá. “No voy a matarme. Soy cuidadoso. Dame un descanso.”

Respuesta sencilla: “Estas en lo correcto, probablemente tú no mueras, pero hay un motivo por el cual los seguros para auto y motocicletas son más caros si estos son manejados por adolescentes. Ellos se involucran en más (y más serios) accidentes, y si esto sucede, ellos suelen morir y/o experimentar un dolor agonizante. Como tú sabes, los adolescentes reprimen la idea de la mortalidad y creen que ellos vivirán por siempre. Desafortunadamente, no es así. Además, yo sé que tú me amas y no quisieras que yo me preocupe cada vez que tú sales y manejas. No soy el tipo de papá que considera que con prohibiciones lograré las cosas. Que a la primera que saques boleto, te quito las llaves del auto, preferiría el preguntarte si tú quisieras ser un conductor seguro, por tu bien, por el mío, y porque los amigos que en realidad cuentan, te respetarán más.”

Esa respuesta comienza con un acuerdo (yo sé que probablemente no mueras), haciendo que el hijo sienta que tú no estás siendo arbitrariamente contrario a lo que él dice.

La respuesta sigue con datos reales y que señalan el meollo. Después la respuesta se balancea la razón con la emoción, cabeza y corazón: “Sé que me amas y no quieres preocuparme”.

Decir: ” No soy el tipo de papá que considera que con prohibiciones lograré las cosas.” Le recuerda al adolescente que su padre no es excesivamente severo.

La respuesta concluye con preguntar más que demandar, retomando el beneficio de un padre por un hijo. Considera incluso el reconocimiento de que para los adolescentes tiene mayor peso lo que sus pares piensan.

Principios para tener en mente

Aquí comparto unas ideas adicionales que podrían hacerte más fácil el lidiar con la muerte y el morir. Y a cambio, te podría ayudar a lograr tu mejor versión de ti cuando hables con tu hijo.

  • Al hablar con quien sea, pero especialmente con niños, la meta debería de ser el ser verdadero, al mismo tiempo que se minimizan ansiedad y tristeza.
  • Lo positivo de la muerte es que nos recuerda que la vida es finita y de esta forma, nos esforzamos por hacer lo mejor de nuestro tiempo vivos.
  • Si el proceso de morir es muy doloroso, usualmente hay una forma de terminarlo. Cada vez más jurisdicciones están permitiendo la muerte asistida por un doctor.
  • La idea de la muerte puede ser menos temida si reconocemos que después de que morimos, no estaremos consciente de que estamos muertos, así como no nos dimos cuenta que íbamos a estar vivos antes de nacer.

La moraleja

Las conversaciones entre padres e hijos sobre la muerte, están entre las más difíciles. Espero que encuentres por lo menos una idea en esta publicación que te sea útil.

Pd. D. Marty Nemko

https://www.psychologytoday.com/us/blog/how-do-life/202107/talking-your-child-about-death-and-dying

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.